Nuevas tecnologías

Mi primer contacto con la informática fue aproximadamente a los 10 años cuando estaba en 3º de EGB. A esa edad tuve ¡un flamante MSX! Ordenador con el que me iniciaría a la informática. En la misma tienda donde lo compraron mis padres aprendí BASIC, que era el lenguaje con el que se programaba el MSX. Aquello era 100% programación estructurada. Lo cierto es que para la edad que tenía y por raro que pudiera parecer, ya me gustaba programar y jugar por igual, y es que disfrutaba con ambas cosas. Para mí, resolver ciertos problemas programando también era un juego.

Aparecieron los 286 y 386 cuando mis padres todavía se recuperaban del gasto del MSX (o mejor dicho inversión), una disquetera SONY externa de 3,5" que compramos unos años más adelante y el correspondiente cable para conectarla al ordenador que también costó lo suyo. ¡Ni hablar de ordenador nuevo en casa! Así que en la época de los 386 y 486 estaba apuntado a un club de informática llamado CUOPE (club de usuarios de ordenadores de España) donde íbamos muchas personas a las que nos gustaba la informática pero no podíamos permitirnos tener un 286 o 386 en casa. Era un local con aulas donde se impartían cursos y podíamos usar un ordenador pagando por horas cuando no había clase (siempre había una aula libre).

Allí aprendí a usar MS-DOS en un curso y tuve mi primer contacto con un PC. Recuerdo hacer trabajos con un procesador de textos que cabía en un disquete llamado WordStar. La pena era tener que imprimir los trabajos con la impresora de agujas y en papel continuo, después de tanto rato editándolos ¡quedaban impresentables! Una simple máquina de escribir electrónica podía dar mejores resultados.

Mi siguiente ordenador fue un Pentium 166 con el que terminé la FP (electrónica industrial) y comencé la universidad (informática de gestión). Allí aprendí a programar en C++. Tuve suerte de aprender toda la teoría de programación orientada a objetos en este lenguaje porque es en este lenguaje con el que se puede aprender casi todo. Soy de los que afirman que si uno sabe programar en C++ el paso a otros lenguajes le resulta fácil. El cambio de plan de estudios a Java me pilló en los últimos cursos y en el fondo fue otra ventaja, terminé los estudios universitarios conociendo dos lenguajes de programación.

En la universidad no solo se aprende a programar. Me di cuenta de que me gustaba todo lo relacionado con la informática como las bases de datos, sistemas de información, algo de redes y comunicaciones… Como a todo mortal algunas cosas me gustan más y se me dan mejor, otras menos, pero a todo le acabo sacando el gustillo.

Mientras estudiaba en la universidad ya estaba trabajando en una empresa dedicada a proyectos web, y universidad y trabajo se complementaban de manera que aprendía en ambas direcciones. Es muy recomendable combinar actividades laborales relacionadas con estudios, aunque signifique tener que estar más años estudiando y pasar alguna que otra noche sin dormir. Pero cuando se termina, se termina formado y curtido, una de las mejores formas de terminar unos estudios.

Y ahora ya llevo más de 10 años dedicándome a las nuevas tecnologías con mucho gusto. Me considero una persona afortunada: puedo trabajar en algo que me gusta.

Lo que vendría después ya es experiencia laboral, así que mejor lo dejo para el currículum o una carta de presentación. Espero que lo que pueda ir compartiendo acerca de las nuevas tecnologías os sea de utilidad.
Enlaces: